Buscador Hoteles / Cartagena de Indias / Flickr

Para varios protagonistas de la industria del turismo, el 2017 se ha posicionado como un año decisivo para incrementar la prominencia de los destinos turísticos naturales esparcidos dentro del patrimonio cultural de nuestro país, un momento oportuno gracias a la implementación del Acuerdo de Paz en varias zonas de Colombia, depurando los problemas de seguridad en dichas zonas lo mejor posible, acción que ha proporcionado una oportunidad única a los operadores turísticos para aprovechar nuestra amplia diversidad ecológica y fortalecer la industria turística, por medio del trabajo mancomunado por parte de las comunidades locales y del sector privado para la preservación y explotación responsable de los recursos naturales y culturales de los terrenos puestos a su cargo.

Para la ministra de Comercio, Industria y Turismo, la doctora María Claudia Lacouture, las potencialidades turísticas de las regiones son las que deben estar en la mente de las empresas que ofrezcan servicios ecoturísticos, de alojamiento y recreación en reservas naturales.  El plan de acciones para el turismo presentado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en la asamblea de “Reconciliación Colombia”, realizada el día 13 de marzo, resaltó la importancia de las comunidades locales como actores principales para el desarrollo de la industria turística en la era del posconflicto, y el plan de trabajo presentado apunta a una posible metodología enfocada en la conservación del ambiente y el fortalecimiento de la industria.

¿Necesita pautas para ser un operador capacitado e implementado en sostenibilidad?

Descargue gratuitamente las  guías de implementación de las normas técnicas sectoriales.

Dentro del repertorio de acciones, el Ministerio fomenta el bilingüismo mediante becas en línea para ingles especializado en el tema de turismo, una aplicación más intensiva del Programa Colegios Amigos del Turismo, son sus sistemas curriculares para instaurar criterios de sostenibilidad ambiental, cultural, social y económica. La idea es la creación de espacios de educación y apreciación de la riqueza ambiental colombiana, aprendiendo acerca de la necesidad de respetarla en vez de explotarla.

Pero los operadores de hoteles, agencias de viajes, restaurantes, transportes terrestres, sedes para eventos y convenciones, entre otros, saben que deben cumplir los requisitos listados en las Normas Técnicas Sectoriales, documentos legales que enumeran cada obligación necesaria para un servicio turístico profesional y serio, enfatizando la importancia de la sostenibilidad turística con el destino de viaje. Cualquier persona que haya echado un vistazo a estos documentos, de fácil acceso en línea, se habrá encontrado con cierto grado de dificultad a la hora de averiguar cómo cumplir con cada compromiso de la norma. Asimismo, el objetivo no es que resuelvan todas y cada una de las exigencias de la norma, sino que realicen un diagnóstico realista, que identifique los aspectos a mejorar y así tratarlos con una actitud proactiva.

Por suerte, tal inquietud ha sido cortada de raíz con la creación de las guías para la implementación de las Normas Técnicas Sectoriales, iniciativa llevada a cabo por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, FONTUR y la Corporación CICCE para incorporar una cultura de la sostenibilidad dentro de todos los sectores del servicio turístico colombiano. Estas guías, estructuradas con base en los requisitos plasmados en cada norma, buscan servirse como instrumentos complementarios para entender el propósito del reglamento, con sugerencias y posibles vías para obedecer la norma de forma satisfactoria.

De gran importancia es la labor conjunta del operador y el visitante en la instalación turística, pues las guías trabajan para delinear con claridad tanto derechos como los deberes de cada uno en relación con el cuidado del sitio turístico.

Para la construcción de una industria turística correctamente articulada, el plan de trabajo del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo propone la integración de las comunidades locales de regiones y municipios comprometidos con los procesos de conservación de parques naturales y paisajes exóticos. Su estrategia se funda en una jornada extensiva de capacitación en temas de turismo para los integrantes de comunidades previamente aisladas y afectadas por el conflicto armado, de manera que tengan la oportunidad de sensibilizarse acerca de cómo interactuar con los recursos naturales a su cargo con conciencia y responsabilidad.

Por supuesto, es de suma importancia recordar que aprovechar tales espacios no implica concebirlos  como un “mero producto”, un insumo que debe ser empaquetado y vendido a gran escala para producir una mera ganancia; la estrategia del Ministerio gira en torno a pensar en estas reservas como un “servicio” que es ofrecido, y cuyos principales beneficios son culturales, orientados a difundir el concepto de “turismo sostenible” como un equivalente a la noción de “curaduría”, donde un bien propio e inalienable de una sociedad es preservado y difundido a otras secciones de dicha sociedad, para que ellos sepan de la existencia de ese objeto, único e intransferible, y formen una relación de pertenencia significativa y duradera con aquel, perpetuando su valor e integrándolo dentro de la memoria colectiva de una.

Para estas empresas operadoras, ha llegado el momento de reanudar su compromiso con la industria del turismo nacional, pues con el creciente número de turistas con deseos por explorar los destinos de nuestro país, en conjunto con el afán por parte del gobierno y la industria de presentar una imagen nacional dotada de la riqueza cultural y natural, la diversidad de voces y las tradiciones olvidadas del pasado, los operadores tienen el privilegio de ofrecer ofertas accesibles a espacios desaprovechados y desconocidos y que gracias a los acuerdos de paz se vislumbran como grandes tesoros del turismo para nuestra nación.