fotosdevideosdeportivos.com

Transportar mercancías peligrosas en Colombia siempre ha sido una labor complicada. A lo largo de las carreteras colombianas, son movilizadas grandes cantidades de sustancias químicas y residuos peligrosos. Estos pueden provenir de sectores industriales y de consumo para ser trasladadas a instalaciones dedicadas al tratamiento de estas sustancias para su almacenamiento o su utilidad en la creación de productos destinados para uso doméstico o en puestos de trabajo. De tal manera, las probabilidades de que ocurra un incidente en los territorios en donde se utilizan estas rutas son bastante frecuentes.

Los territorios del occidente colombiano se encuentran entren los más expuestos a esta clase de peligros, como lo demuestra la considerable cantidad de incidentes como el sucedido en Cali en el 2014, cuando cinco galones de ácido nítrico, una sustancia corrosiva e capaz de irritar los ojos, la piel y las vías respiratorias, fueron derramados en un local del barrio Alameda, provocando la evacuación de toda la cuadra.

Adicionalmente, el 15 de abril del 2016 se presentó una emergencia ambiental por el derrame de un químico en una quebrada ubicada en la Vía Panamericana, a la altura de Santa Bárbara (Antioquia), poniendo en riesgo las vidas de tres familias habitantes de la zona y de cinco mil cabezas de ganado de haciendas del sector al verse expuestas a las aguas contaminadas por el químico, haciendo necesaria la intervención de varios organismos de atención de emergencias, control ambiental y servicios de policía y bomberos.

Más allá de los estimados riesgos como posibles incendios, explosiones, exposición accidental a dichas sustancias durante las labores de carga y descarga, caída de vehículos o choques, también debe tenerse en cuenta la falta de desarrollo fluvial, de manera que las carreteras han sido desde siempre el principal medio para transporte de sustancias, superando a las vías férreas y marítimas, a pesar de los costos y la dificultad al maniobrar estos vehículos en ciertas zonas de nuestro país.

Debido a la lentitud con la cual la legislación avanza con respecto a la persistente falta de desarrollo en estos aspectos, se han realizado esfuerzos dirigidos al fortalecimiento de las aptitudes requeridas de los conductores para garantizar el manejo seguro y eficiente de estas sustancias, razón por la cual el Ministerio de Transporte ha publicado y divulgado la Resolución 5747 del 28 de diciembre de 2016, donde se extiende hasta el 31 de diciembre del presente año el plazo para que las empresas certifiquen a sus conductores en el transporte de mercancías peligrosas. Puede hacer clic sobre el siguiente vínculo para descargar el documento y echarle una mirada más detenida:

El primer plazo era hasta el 31 de diciembre del año pasado, ratificado por la Resolución 1223 del 14 de mayo 2014, en el cual se establecieron los requisitos de los cursos básicos obligatorios para los conductores. También se les suministra este enlace para guardar una copia y compararla con la anterior resolución:

Esta extensión del plazo original se realiza en el marco de los inconvenientes técnicos que varias instituciones habilitadas han estado presentando al momento de registrar a los conductores certificados en la plataforma virtual del Ministerio de Transporte, SISCONMP.

Aun así, esto significa una oportunidad para que las empresas y los conductores puedan tener a regla este requisito, enrolándose en las jornadas educativas para certificarse ante las respectivas entidades gubernamentales como un sector capacitado y comprometido con el desarrollo de Colombia.

El propósito de estas iniciativas desde su concepción ha sido la de capacitar a la mayor cantidad de conductores posible para así formar una base de empleadores eficientes en sus correspondientes labores. A su vez, se les reconocería a estas personas su experiencia y su conocimiento se vería certificado ante las autoridades legales, implementando en cada rama involucrada en esta actividad una cultura del mejoramiento continuo en el manejo seguro de estas sustancias, y una adecuada gestión ambiental diseñada a garantizar la reducción y prevención de los impactos generados por el tráfico de estos componentes. Resulta de extrema relevancia para un país en vía de desarrollo como Colombia el no subestimar la peligrosidad de toda sustancia química, su capacidad de influir en el ciclo natural de nuestro ecosistema y sus aplicaciones a aspectos de la vida cotidiana.

Una exitosa gestión para la capacitación de los conductores empieza e incluye a las empresas

Esta iniciativa de capacitación se dirige a quienes están involucrados en las labores de almacenamiento (bodegas) y transporte (vehículos automotores terrestres de gran tamaño) de sustancias químicas peligrosas, con el objetivo de estandarizar las sugerencias relevantes a tener en cuenta en su aplicación. La estructura administrativa de este sector será efectiva siempre y cuando cada eslabón en la cadena de trabajo cumpla con su respectiva labor:

  1. Empresas: Estas tienen la misión de garantizar que el conductor posea el certificado del curso básico.
  2. Propietario del vehículo: Este tiene la obligación de asegurarse del cumplimiento del curso por parte del conductor.
  3. Propietario de la mercancía peligrosa: Aquellas que suministren la sustancia química deben acordar con la empresa y el conductor del vehículo los procedimientos y prácticas principales que deben llevarse a cabo durante la operación y debe exigir que el conductor cumpla con este requisito obligatorio de certificación, ya que la responsabilidad en caso de algún evento, será compartida.

La capacitación es fundamental para la formación de conductores capacitados en el manejo de estas sustancias, pues se les proporciona la oportunidad de estudiar con detenimiento las condiciones ambientales del territorio donde operan, la manera en como las sustancias que transportan pueden alterar el orden natural de los ecosistemas y poner en peligro el bienestar de los ciudadanos comunes. Y se recomienda la implementación de clases presenciales, con especial énfasis en el trabajo grupal para comparar los conceptos con la experiencia individual de cada uno. Aquello que una empresa con transporte ignore en un momento puede acarrear graves consecuencias más adelante. Es en este punto donde un curso de capacitación completo y competente incluirá los siguientes componentes:

  1. Características físicas y químicas de las sustancias de mayor cotización en el país, el ciclo de vida para cada una y sus niveles de peligros (tóxicos, corrosivos, radioactivos, inflamables, explosivos, comburentes, oxidantes, entre otros).
  2. Normas de seguridad y protección ambiental para almacenamiento y transporte.
  3. Suministración de la información necesaria para sesiones efectivas de toma de decisiones, lo cual conducirá a la formación de actitudes seguras hacia el manejo de estas sustancias.

Por medio de convenios de carácter internacional para el manejo responsable de sustancias y residuos químicos, Colombia ha ratificado su compromiso con el medio ambiente y con cumplir los estándares de calidad con las que se evalúan a las empresas, siendo estas las encargadas de responder por la integración de sus objetivos empresariales con los proyectos de capacitación.

No cualquier empresa o persona puede impartir estas capacitaciones, las Instituciones para el trabajo y el desarrollo humano, como la Corporación CICCE, han sido las encargadas de llevar a cabo esta campaña de capacitación, mas estas instituciones debidamente acreditadas adicionalmente deben tener la autorización del Ministerio de Transporte para poder ingresar a los conductores capacitados a la plataforma SISCONMP, una vez han finalizado todos los requisitos del curso básico obligatorio para conductores que transportan mercancias peligrosas, pues es así como los policías de transito van a verificar la validez de este requisito en las carreteras.

Por lo tanto, es posible cumplir su visión de crecimiento empresarial sin la necesidad de poner en riesgo el patrimonio natural de nuestra nación. Ingrese a nuestra página www.cicce.edu.co o llámenos para saber más acerca de cómo formar parte de esta iniciativa lo más pronto posible.